Como despedir a un cliente

No, no has leído mal, tampoco es contra las reglas, despedir a un cliente o dejar de trabajar para el es lo más normal, la clave es saber como dejas de hacerlo.

Claramente los clientes son una parte fundamental del negocio, si ellos no podríamos subsistir; pero también es cierto que hay muchas clases de clientes y aunque debemos saber manejar nuestras relaciones con ellos, ciertamente hay algunos que no son las personase ideales para seguir colaborando con ellos.

Dejar a un cliente requiere de muchas decisiones, desde el ingreso mensual que deja, hasta la relación que llevas con el, ya que cada uno de estos influye para tomar una decisión razonada para dejarlo ir.

En caso que te hayas dado cuenta que hay algún cliente con el cual no puedes seguir trabajando, hay algunos consejos que te podemos ofrecer para manejar su “despido” amigablemente y sin recobres.

client

Consejo 1. No despidas a un cliente a mitad de un trabajo.

Es decir, no dejes un proyecto a medias, además que no es ético y habla mal de ti a futuro; toma en cuenta que además de tener un contrato, tienes una responsabilidad profesional con él. Si te has dado cuenta que seguir trabajando juntos ya no es lo mejor para ti, hablado y programen una entrega del proyecto, dando un tiempo razonable para que el pueda conseguir a alguien más.

Consejo 2. Habla claro desde un inicio.

Cuando queremos ganar un proyecto ofrecemos cualquier cantidad de beneficios sin darnos cuenta que esto nos afecta a largo plazo. Si caíste en este error y ahora ya esta pesando, pon sobre una balanza el trabajo y la remuneración, en caso que pienses que no es justo el trato, platícalo con tu cliente para llegar a un arreglo, si no accede a formar algo donde ambos se beneficien, realiza el consejo uno.

Consejo 3. Se político

El aprender a manejar a los clientes es un arte que se aprende a lo largo del tiempo; la experiencia te dicta cuando ser cortes y cuando tomar al toro por los cuernos; pero siempre debes de ser político al dirigirte al cliente. Si tu meta es dejar de trabajar con el, una buena charla te ayudará a quedar en buenos términos.

Consejo 4. Siempre da la cara

Hay que ser congruentes con nuestras acciones, si en un inicio tuvimos los pantalones para ganar esa cuenta, ahora que no estamos contentos con ella, debemos tener los mismos pantalones para hacerlo saber al cliente. No termines una relación de trabajo por terceras personas, incluso si han estado involucradas al cien por ciento, si tu comenzaste este trato, termínalo en buenos términos.

Espero que estos consejos te ayuden un poco al tomar la decisión para dejar de trabajar con un cliente; tanto el como tu deben estar contentos con la relación cliente-proveedor y ambos deben salir beneficiados. Si tienes algunos otros consejos que nos puedan ayudar a todos, no dudes en dejarlos en los comentarios.