De la inspiración a la copia

Hace unas semanas veíamos algo interesante en las redes sociales en México, y es que el gobierno municipal Estado de Huatabampo contrato una compañía para realizar un logotipo para su próximo evento; cuando el gobierno presento este logotipo se armo un revuelo en redes sociales principalmente, y es que el logo era un plagio descarado de la imagen del próximo mundial de las próximas Olimpiadas a realizarse en Brasil.

logos

Este tipo de situaciones (que son comunes ahora) nos lleva a preguntarnos cuando es que la inspiración se vuelve una copia del trabajo anterior o del que fue base.

En este mundo hay dichos que rezan que la mayor forma de fanatismo o adulación es la copia, y claro, tienen razón, un ejemplo es ver a todos los fans de Star Wars disfrazados de Luke Skywalker o Darth Vader, pero cuando este tipo de copia lo vemos en otro contexto por ejemplo, cuando se hace sacando ventaja económica, entonces es ahí cuando tenemos conflictos de intereses y se arma revuelo.

En el caso del diseño, la copia e inspiración es soportada, en muchos casos permitida y no tiene ninguna consecuencia generalmente, un ejemplo de esto, son los logotipos, iconos, formas, etc… elementos que al parecer son universales, aunque tengan variaciones que los hagan únicos, no importa, las personas los usan sin tener algún tipo de sanción.

Pero, ¿Cuando pasamos de tomar algo como inspiración para hacer un duplicado, que en muchos casos es exacto?

Aunque creo que esto varia en cada persona, diseñador y/o agencia… podría basar el plagio en algunas situaciones.

1. La falta de tiempo

Muchas veces por falta de tiempo, los diseñadores nos ayudamos de elementos que hagan fluido y rápido nuestro trabajo. Desde vectores, iconos, plantillas, entre otras cosas.

2. Falta de visión

¿Que habrán pensado los amigos de la agencia que diseño el logo para Huatabampo? … ohh, no importa, nadie lo notará… uff… pues no fue así. Su falta de visión y de querer hacer cosas importantes los limita, tal vez si hubieran hecho un logo genial, estaríamos hablando del gran arte que crearon, pero no fue así.

3. Creer a los demás estúpidos

Pensar que nadie se dará cuenta de donde se basa cierto arte es un tanto estúpido. Hay millones de personas en el planeta y seguramente alguna notará lo que has hecho.

4. Poco profesionalismo

No tomar en serio tu trabajo y clientes es un problema grave que puede caer en plagiar a otros artistas con el único propósito de cobrar ese cheque.

5. Bajo nivel de diseño

Algunas veces el bajo nivel de conocimiento obliga a las personas a tomar partes de otros trabajos para enriquecer los suyos… y hasta cierto grado no es malo, pero cuando es toda la obra.. creemos que no tienes tanto nivel para ser diseñador.

Realmente este tipo de acciones lastiman la profesión, hacer creer que somos grandes en nuestra área y darse cuenta que lo que tienes frente a ti es un robo, pone en tela de juicio no solo la reputación de quien hizo el trabajo, si no de la profesión en sí.