¿Por qué la tinta de las impresoras es tan costosa?

En el website de Matuk hay una interesante nota acerca de porque la tinta de las impresoras es tan costosa, esto según las personas de HP. Es bueno saber que es lo que ellos piensan porque a muchos de nosotros el costo de las tintas muchas veces nos parece excesivo. En lo siguiente recupero parte del artículo publicado.

“Hay la percepción de que la tinta es una de las sustancias más costosas en el mundo“, dijo Thom Brown, gerente de marketing en HP. Y sí, da esa impresión si consideramos gastar unos 400 pesos por un cartucho de tinta que contiene no más de un par de onzas de producto líquido, menos que lo que contiene un envase de salsa catsup.

Pero Brown estaba listo para explicar. Su presentación incluyó una serie de diapositivas de Powerpoint cuyo título era “¿Por qué la tinta de impresora es tan costosa?“.

La respuesta clave es, en pocas palabras, la siguiente: la tecnología de las tintas es costosa de desarrollar y el cliente paga por la confiabilidad [del producto] y la calidad de imagen. “Estos líquidos son completamente diferentes desde el punto de vista de la tecnología“, dice Brown, añadiendo que los usuarios, preocupados por el costo por página que pueden compraercartuchos de tinta “XL” que duran de dos a tres veces más (la competencia ofrece cartuchos similares).

El mensaje: tú obtienes valor por tu dinero. la tinta es cara, particularmente si se usan impresoras de inyección de tinta Photosmart para páginas de texto en blanco y negro.

La discusión entonces tomó otro rumbo hacia la competencia en el mercado de las tintas, en donde se compite en precio. Los productos de rellenado no son confiables, producen calidad de impresión inferior y generan menos páginas por cartucho que los productos HP, dijo Brown. Respaldó su argumento mostrando que los cartuchos de HP duran más que los que se rellenan (aunque no hubo un estudio por página impresa), y en un grupo de 17 personas, la mitad dijo que estaban descontentos con la “tinta de oferta“.

Y aunque las marcas que dan más competencia en el espacio de las tintas son Lexmark, Epson y Canon, Brown no las mencionó. En lugar de eso repitió con insistencia que el vendedor de impresoras gráficas, Kodak, que entró en este negocio hace unos tres años, construyó en una campaña publicitaria la idea de que HP y todos los demás están defraudando a los consumidores con altos precios en las tintas, cuando Kodak las vende por un menor precio.

Brown dice que Kodak ha jugado rápido y mal con sus costos por página, en donde los usuarios, al menos en el grupo de HP, deben cambiar los cartuchos con mucha más frecuencia que lo que ofrecen los cartuchos HP. (La empresa usa cartuchos de tinta de color individual) e indica que los productos Kodak son menos confiables. “Doce de las diecisiete personas (en el grupo mencionado), no creen que Kodak haya bajado sus precios“, indicó Brown.

Con respecto a las medidas, hay algunos estándares ISO (ISO 24711 y 24712), para determinar las producciones del texto y de la página de las gráficas para los cartuchos de impresión de inyección de tinta, pero no para imágenes fotográficas. Brown parecía implicar que Kodak elude en su costo por página. “¿Dónde cortaron esquinas para decir lo que afirman?“, se pregunta Brown.

En lo que se refiere al valor, Brown habló del valor de los cartuchos de tinta HP, los cuales parecen tener un precio por mililitro a la par con oro líquido, pero que también le cuesta a HP una fortuna desarrollarlos. Brown dijo que HP gasta un millardo (un billón de los norteamericanos, es decir, mil millones) de dólares, por año, en investigación de tintas y desarrollo (el total para la división de impresión fue de 24 millardos el año pasado). Las tintas deben ser formuladas para soportar un calor de 300 grados, a la vaporización, y siendo arrojado a chorros en 30 kilómetros por hora, a un índice de 36.000 gotas por segundo, a través de un tubito que es de la tercer parte del tamaño de un cabello humano. Después de todo esto, debe secarse casi inmediatamente en el papel.

Sigue leyendo el artículo en Matuk